La tensión intraocular, también denominada presión intraocular (PIO) se puede definir como la fuerza que realizan los líquidos que se encuentran en el interior de nuestro ojo. Medir la PIO nos puede ayudar a detectar posibles afecciones de la vista y más concretamente a prevenir diferentes patologías como el glaucoma, derivado -entre otros factores- de una tensión ocular elevada.

¿Cómo medir la presión ocular?

La técnica más utilizada para medir la PIO es el tonómetro. Este instrumento utiliza una leve corriente de aire para aplanar la córnea, sin generar molestia alguna en el paciente. De forma automática, el tonómetro mide la presión intraocular de nuestro ojo. El valor medio de la PIO suele estar entre los 10 y los 20 mmHG. Cuando el valor es mayor a 21 mmHG significa que padecemos hipertensión ocular y, por tanto, debemos visitar al oftalmólogo.

Como hemos mencionado anteriormente, una detección precoz puede evitar pérdidas graves de visión porque la hipertensión, sin presentar síntomas visibles, puede afectar al nervio óptico.

Causas de una tensión ocular elevada

Entre las causas de hipertensión destacamos:

- Familiares con antecedentes de glaucoma y/o hipertensión ocular.

- La edad. Es necesario realizarse exámenes visuales completos a partir de los 35 años.

- Padecer diabetes.

- Sufrir miopía alta.

¿Quieres medir tu PIO?

En Ópticas Florida puedes realizarte una revisión de la vista completa, en la que se incluye dicha prueba. Simplemente puedes solicitar cita previa o visitar directamente una de nuestras tiendas.