La prevención es un factor importante para mantener una correcta salud visual para los más pequeños de la casa. Una detección precoz de cualquier tipo de problema de visión puede ayudar a que tu hijo no sufra dificultades en su rendimiento escolar. Por tanto, debemos tener en cuenta las diferentes señales que nos indican que es necesaria una revisión de la vista.

Una buena visión repercute positivamente en los resultados académicos del niño. Es por este motivo, junto con la voluntad de tener un control periódico del estado de su salud visual, que debemos estar muy atentos a los posibles síntomas que puedan denotar un problema salud visual. Un cambio en el rendimiento escolar se puede deber a múltiples factores. Sin embargo, si prestamos especial atención a una serie de hábitos en el niño, podremos deducir que existe la posibilidad de sufrir un problema refractivo.

¿Qué síntomas o hábitos debemos tener en cuenta?

- Entrecerrar los ojos.

- Constantes dolores de cabeza.

- Lagrimeo mientras realiza las tareas del colegio.

- Frotarse los ojos con frecuencia.

- Ojos rojos.

- Aproximarse demasiado a la televisión.

Torcer la cabeza frecuentemente.

La prevención, en estos casos, ayuda a diagnosticar un problema de salud visual en el niño y poderse anticipar a un posible descenso en el rendimiento escolar. Por tanto, es recomendable realizar revisiones oculares de forma periódica para conocer el correcto funcionamiento de los ojos, así como nervios ópticos y el cerebro.

Si tu hijo presenta estos síntomas o simplemente tienes más dudas al respecto puedes visitar tu tienda Ópticas Florida o pedir tu cita previa.