Todos conocemos los efectos del tabaco en nuestro cuerpo. Como sabemos, puede afectar tanto a nivel cardiovascular como generar problemas en las vías respiratorias. Sin embargo, nosotros nos centraremos en las consecuencias que el tabaco puede ocasionar a nuestra salud visual y, sobre todo, analizaremos qué patologías oculares pueden derivar del consumo habitual de tabaco.

Según el Colegio Nacional de Ópticos, existe una relación entre el tabaquismo y el desarrollo de enfermedades oculares pero… ¿qué patologías pueden aparecer debido al consumo habitual de tabaco?

1- Cataratas. Es la causa número 1 de ceguera en el mundo. Consiste en la opacidad del cristalino, la lente que se encuentra detrás de la pupila por culpa de las sustancias tóxicas del humo y por la disminución de nutrientes y antioxidantes que se encargan de mantener en correctas condiciones el cristalino. Esta pérdida de transparencia provoca que nuestra retina no reciba la luz de forma nítida y se sufra una pérdida progresiva de la visión. La Organización Mundial de la Salud, junto con otras instituciones relacionadas con la salud, han demostrado que el tabaco provoca las cataratas, incluso agrava dicha patología. Concretamente, las personas fumadoras tienen un 40% más de posibilidades de sufrir cataratas. 

2- Degeneración macular. Enfermedad degenerativa, normalmente asociada a la edad, provocada por el deterioro de forma progresiva de las células de la mácula (parte del ojo que se encarga de la visión en detalle). Diferentes estudios demuestran que, tanto fumadores como ex fumadores, tienen más probabilidades de desarrollar esta patología. Según el Colegio Nacional de Ópticos, las causas que la provocan no están claras. Sin embargo, alertan que probablemente sea por el “desarrollo del estrés oxidativo, inflamación y disminución del pigmento macular”.

3- Ojo seco. El humo del tabaco actúa de forma que provoca sequedad e irritación en nuestros ojos, tanto en fumadores activos como pasivos. Esta patología impide la correcta hidratación del ojo.  

4- Retinopatía diabética. Una de las patologías más frecuentes en la retina, provocada por daño en los vasos sanguíneos en la retina y que deriva en una pérdida importante de visión. El Colegio Nacional de Ópticos alerta que los diabéticos y fumadores tienen más probabilidades de desarrollar retinopatía.

5- Problemas en el nervio óptico.  Personas que no cuidan su dieta, que fuman mucho y que beben alcohol también corren riesgo de sufrir una pérdida progresiva de la visión.

Desde Ópticas Florida recomendamos, en primer lugar, dejar de fumar. En caso de ser fumador, también sugerimos realizar revisiones periódicas para detectar prematuramente estas patologías oculares. Si deseas más información puedes visitar directamente tu tienda Ópticas Florida o pedir cita previa.